miércoles, 2 de febrero de 2011

Cuidado si me mandas mails en cadena

Si tú eres de esas personas que tienen el hábito de mandar mails en cadena, te odio... pero si eres de los que mandas esos mails a mi dirección, puedes estar seguro que si llego a tener el chance algún día, te voy a matar.

Así de simple: te voy a matar.

Por lo general, odio a todo el mundo que no cumple con mis estándares de lo que un ciudadano decente, educado y pulcro debe ser, pero más si encima te sientes con el derecho de involucrar a las demás personas en tu insufrible ingenuidad excremental filosófica que va desde salvarle la vida a un niño con lepra en el Congo hasta llenar formularios largos en los que se supone quieres mostrar al mundo datos que nadie nunca jamás preguntó ni se interesó en saber sobre ti, y puede que eso incluya la trayectoria oblicua con que mueves el papel para limpiarte el culo.

Cada vez que envías un mail en cadena,
Dios hace que un tipo como el de mi imagen viole a una niña de 8 años.

Es de mal gusto y con frecuencia (frecuencia del 99.9% de las veces) la gente no quiere recibirlos.

Por supuesto, nunca falta el típico trilipollas (ni gili ni duo, trilipollas) de turno que no sólo llena el formulario, sino que encima es lo suficientemente morboso como para pasar horas enteras leyendo el de los demás, e incluso llegar tan lejos como para re-enviarlos a otros amigos, ¿y todo para qué? ¿Para que la gente se entere de ridiculeces sin sentido sobre tu vida y caiga en cuenta de todo el tiempo libre que inviertes en estas estupideces porque ya te cansaste de tener el pulgar metido por el culo?

¿Cómo te llamas? ¿Cuántos años tienes? ¿Cuánto mides? ¿Cuál es tu color preferido? ¿Qué es lo primero que haces por la mañana al despertar? ¿Cuántos pelos tienes en las bolas? ¿A ti qué madres te importa? Y lo que es más, ¿para qué quieres saber esos detalles de otra persona que probablemente ni conoces?

¿Quién es tu mejor amigo? ¿Con quién te la pasas más? ¿Te rascas las ronchas que te salen en las nalgas? Parecen preguntas diseñadas como para hacer que pierdas u ofendas a un amigo, incluyendo la odiosa primera pregunta de esta lista.

Sin contar a los typical 16 year old pendejitos que se toman horas llenando el formulario, haciendo lo posible por tratar de hacerse pasar por un sujeto interesante y con experiencia, que ha recorrido mundo y se las sabe todas: “Lo primero que hago en la mañana es apoyar la frente en el brazo y fumar un Marlboro Light mientras reflexiono sobre la caída del muro de Berlín y mi relación sexual número 1349”.

Si tú has enviado alguno de esos e-mails en cadena, espero que te mueras de cáncer.

Las reacciones de una persona al recibir un mail en cadena varían, y ninguna de ellas es positiva: en muchos casos se debe a que estamos esperando ver algo de un amigo -que definitivamente no eres tú- o esperando réplica de una persona especial.

No hay nada más rompepelotas y desahuciante que abrir el MSN, leer

Tiene 1 nuevo mensaje en la bandeja de entrada

hacer click, y ver que dicho mensaje empieza con un

RE: salven a la niña iraní que va a ser apedreada por mostrar una teta en la plaza

RE: cuando te limpias el culo ¿ves el papel antes de echarlo a la papelera o accidentalmente te lo metes en la boca?

RE: (otro imbécil más que se cree gracioso y que ha diseñado su mail en cadena sobre lo mucho que odia los mails en cadena, cuando en general sólo cambió tres palabras de la famosa versión original y lo intenta hacer pasar como suyo).


Desde los múltiples mensajes en los que se suponía que Bill Gates iba a enviar mil dólares a todos los usuarios que respondieran el mensaje (estamos en el año 2005, ¿hace falta más tiempo para juzgar que esa no fue sino una reverenda estupidez inventada para hacer caer a una marejada de idiotas que no piensan?), hasta salvar a X sujeto que vive en un país que posiblemente ya haya cambiado de nombre, pasando por los mails para llenar formularios largos, hasta las amenazas graves en que una maldición gitana te caerá si no haces esto o aquello... si alguna vez has pensado que puede ser real, aunque sea mínimamente, es porque tu coeficiente intelectual es decididamente bajo.

¿Alguna vez soñaste con hacer uno de esos test de inteligencia y sacar un super puntazo, para luego lucirte frente a tus amistades y sentirte más seguro? Pues bueno: si alguna vez te llegaste a creer alguno de esos mails, entonces olvídalo: quiere decir que en realidad no tienes un gran coeficiente, que eres más bien bruto, y que posiblemente tu mejor opción es inyectarte aire en las venas y darle un regalo a papá y mamá cuando regresen de vacaciones.


Por cierto, un agradecimiento a Angel David Revilla "Dross" por contribuir con lo que acabas de leer (así es, después de todo, no soy tan malo como él XD)


Pero si lo que necesitas es una respuesta más educada aquí la tienes:


Este correo es para negocios y mi vida profesional, por favor evita enviar tus cadenitas, de lo contrario, te pido me borres de tus contactos, muchas gracias.

En verdad de lo encargo mucho, saludos.


Ahora que si me envías una segunda cadena y encima no te conozco puede que te conteste algo así:


Este correo es para negocios y mi vida profesional, no me interesa si se muere Dios, o te roban a tu hijo, no se como conseguiste mi correo pero por favor evita enviar tus cadenitas, si no lo puedes evitar, te pido me borres de tus contactos, muchas gracias.


Si lo anterior no te hizo reflexionar y no te importa que bases de datos lleguen a guardar tu dirección personal para posteriormente multiplicar tu spam o brindar a los defraudadores grandes listas de contactos que después pueden utilizar para fraudes mayores, te paso esto -más profesional- para que pienses mejor a quien se las envías y a quién no.


Reenviar e-mails es una práctica común que no podemos evitar y también puede ser una buena herramienta para hacer redes de contactos. Compartir información relevante con otros construye relaciones y cultiva las redes. He aquí tres consejos para reenviarlos en forma correcta:


  1. No seas de los hacen envíos masivos. Abstente de reenviar e-mails en forma indiscriminada. Se selectivo respecto de tus destinatarios. La persona que está recibiendo debería pensar: "Él sabe lo que me interesa" y NO, "Vaya, otro de sus chistes estúpidos de mal gusto".
  2. No reenvíes e-mails graciosos a un grupo grande. El hecho que tu pienses que algo es divertido no significa que todos los demás pensarán igual. Evita el riesgo de ofender a alguien, escogiendo bien qué es lo que envías y a quién.
  3. Se considerado respecto del tiempo de los demás. Algunas personas piensan que los reenvíos son una pérdida de tiempo y una forma infalible de atascar una bandeja de entrada –que en realidad es cierto-. Si alguien no te responde tus reenvíos, acoje la indirecta y amablemente sácalo de tu lista

Afortunadamente ha funcionado responder las cadenas de manera educada, mi correo esta limpio y tardo meses en recibir una cadena, aunque si te conozco y aún lo haces esperarás una respuesta mía al estilo de Dross.

Si aún así tu afan es atacarme de publicidad, para eso tengo este correo:

carlos86264@hotmail.com


P.D. Me divertiré un rato respondiendo las miles de cadenas que aún me llegan al correo publicado (con el mensaje de Dross), tal vez reciba respuestas interesantes

Atte: El buen Carlos Raul XD